Apple Pay es muy fácil de usar y funciona con los dispositivos Apple que tienes siempre contigo. Puedes hacer compras con total seguridad en tiendas, apps y webs. Es aún más cómodo que utilizar una tarjeta. Y más seguro.